El Café de La Ópera, la casa del sabor a Madrid

Desde el corazón de la capital, a escasos metros de la Plaza de Isabel II (Ópera), se encuentra el Hotel Ópera, un lugar ideal en el que hospedarse para, desde allí, conocer los rincones secretos de Madrid. Desde sus alturas, es posible admirar el encanto único de los tejados de la capital. Y, a sus pies, se encuentra El Café de la Ópera, un restaurante con encanto, perfecto para combinar con todos los planes soñados e ideal para descubrir los sabores del centro.

Gracias a su privilegiada ubicación, cualquiera que desee dar un paseo por el casco histórico de la ciudad puede dejarse caer por el establecimiento para conocer la maravillosa gastronomía de El Café de la Ópera. Grupos de jóvenes, parejas maduras o solteros con poco tiempo: todos encontrarán su opción favorita en El Café de la Ópera. En estos momentos, su cafetería y la terraza ya están abiertas al público.

Los entrantes fríos, como la Ensaladilla rusa casera o la Ensalada con tomate y bonito, se convierten en opciones ideales para estos calurosos días. Para compartir, nada mejor que el surtido de croquetas gourmet o la Parrillada de verduras de temporada. En El Café de la Ópera también entienden de arroces, y su Arroz caldoso de bogavante se convierte, sin duda, en la estrella sobre la mesa. Descubrir el bacalao confitado y pisto manchego es todo un placer para el paladar; y llenar el estómago con el Solomillo de buey con parmesano y miel, todo un espectáculo. Además, también se pueden disfrutar los menús de tapas y pinchos, tanto fríos como calientes, y el indiscutible rey: el Cocido madrileño.

En El Café de La Ópera saben cómo preparar este exquisito plato que ha llevado a Madrid por todo el mundo. Desde 22 euros por persona, se puede saborear la forma más castiza de servir este plato, con sus cinco vuelcos. El primero, compuesto por la croqueta de cocido y las guindillas y cebolletas. Seguido, llega la sopa de cocido con fideos. Le acompañan los garbanzos castellanos y las verduras. A continuación, las carnes, con morcillo, tocino, panceta, costillas, chorizo, morcilla y gallina. Y, para cerrar, la salsa de tomate. Sin duda, un servicio para los estómagos más profundos.

¿Y para las veladas más especiales? El Café de La Ópera ha creado una propuesta digna de su nombre: Una Cena Cantada. En ella, los mejores platos del establecimiento se funden con la mejor lírica interpretada por el grupo lírico propio de El Café de La Ópera. Una cena que sorprenderá a todos y que dejará un maravilloso recuerdo en la memoria de quienes la descubran.

Para más información, www.elcafedelaopera.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *