El valor de la cocina como punto de encuentro familiar

La interiorista y arquitecta Laura Gärna explica el valor de convivir alrededor de la estancia más solicitada en épocas como la que nos ha tocado vivir


“La cocina vuelve a ser centro del hogar. Esta situación de confinamiento ha provocado que parte de la vida familiar no solo nos devuelva al disfrute que estar en casa, sino que nos recuerda que la cocina es un espacio muy importante para compartir en familia”, recuerda Laura Gärna, directora de Gärna Studio.

“La palabra hogar, del latín focaris ‘de fuego’, siempre ha estado vinculada entro a la cocina. La vida se hacía alrededor de donde se cocinaba, aunque en los últimos años cada vez se hacía menos y las casas se vivían menos porque casi toda nuestra vida cotidiana la hacíamos en la calle y solo íbamos a casa para dormir”, recuerda Laura Gärna.
“Una de las cosas más bonitas que estamos viniendo con esta terrible pandemia es que estamos empezando o volviendo a cocinar, a encontrar en esta tarea la terapia más reconfortante y educativa, sobre todo, porque es algo que podemos hacer y compartir con otros miembros de la familia”.
“En Gärna Studio trabajamos con muchos proyectos particulares además de otros muy importantes para empresas, pero en las viviendas la cocina siempre ha jugado un papel muy importante para nosotros. Por ello, siempre me gusta recordar que una cocina, para que sea vivida, debe reunir los siguientes elementos:
Color: “El color ideal para la cocina es el amarillo o mostaza, pero en pinceladas, no se trata de dedicar la cocina entera a este tono. Es el color del sol y aporta mucha energía. Además, según la corriente Feng Shui, favorece una buena digestión si comemos en ella. Lo ideal y por lo que apostamos en Gärna es una base en tonos claros (blanco, gris o negro), y dotarla con estos toques de alegría y positividad.
Electrodomésticos: “Es importante si podemos elegir aquellos que minimicen el ruido mientras trabajan y que sus acabados vayan en coherencia con el resto de la decoración y ambiente que queremos crear”
Arte: “Incluir alguna pieza de arte en la cocina es una idea fantástica porque está comprobado que tiene un alto valor terapéutico y, sobre todo, modernizan el ambiente. Mi recomendación es apostar por una pieza importante si la estancia es grande, y por cuadros pequeños que permitan realizar una bonita composición y que encuadren perfectamente. Y color, piezas con color que sería lo ideal”.

Mobiliario: “Si tenemos la suerte de tener una cocina amplia, incluir una mesa alargada para varios comensales es perfecto para facilitar que sea el epicentro de la vida familiar. Romper la modernidad o frialdad de una cocina con una pieza antigua, de estilo rústico, nos aportará calidez y personalidad”.

Cocina en una vivienda de Gärna Studio

Luz: “Si no disponemos de luz natural, y además de la iluminación en techos, crear un bonito ambiente con una lámpara sobre la mesa o, incluso, una pieza de diseño en alguna estantería que tengamos sobre una de sus repisas es una opción muy válida que también logra esa sensación hogareña que ahora tanto reclamamos”.

Cocina en una vivienda de Gärna Studio

Sobre Gärna Studio
Gärna Studio surge precisamente de la fusión de ambas disciplinas como partes inseparables de un todo. El equipo es un fiel reflejo de su directora, compuesto por interioristas y arquitectos al 50%. Inspiración a partir del arte. Una seña de identidad de Gärna Studio es su labor en el mercado del arte y esta disciplina como fuerte inspiración. “Las piezas de arte son las que aportan la personalidad y el alma a los espacios”, afirma Laura, “por eso tiene mucho más sentido partir de ellas para confeccionar el resto de la decoración que al revés”. Coleccionista a nivel personal, Laura Gärna suele comprar toda pieza de la que se enamora y la reserva para el proyecto ideal. El reto, considera, es saber componer esas piezas en armonía. Orientación al cliente. Entre los valores de Gärna Studio destaca la empatía: sentir lo que desea el cliente y conseguir que el resultado le encante. “El éxito de un proyecto arquitectónico o decorativo consiste en saber acompañar al cliente hasta darle forma a sus sueños”, señala.