La transición hacía la nueva normalidad transforma el teletrabajo temporal al habitual

Por ello Cardellach Interior & Events comparte consejos para adaptar el hogar, ya que trabajar desde casa no es fácil cuando la distracción es una de sus virtudes. 

Poco a poco la sociedad se está incorporando a sus puestos de trabajo, un proceso que es lento teniendo en cuenta la situación actual con el COVID19. Una situación que dependiendo del sector está adaptando su entorno de trabajo hacía la nueva normalidad, y desde Cardellach Interiors recibimos solicitudes y dudas, por parte de las grandes empresas y muchas pymes, de cómo mejorar el entorno de teletrabajo de sus empleados, ya que están decidiendo alargar lo que a priori era temporal a lo que podría ser habitual. Haciendo énfasis a la siguiente cuestión ¿Cómo crear un ambiente coherente de trabajo para el empleado sin romper el estilo de su hogar?

Trabajar en casa, no es fácil ya que es nuestro entorno personal, nuestro refugio donde las distracciones están más permitidas para sentirnos bien, hacer lo que nos apetece y en el orden que nos convenga. Todo lo opuesto al orden profesional, donde al terminar la jornada la productividad y los tiempos deberían de cuadrar.

Estos últimos meses desde Cardellach Interiors hemos compartido consejos temporales para poder adaptar nuestras casas, habitaciones o rincones del salón en áreas de trabajo, para acostumbrar nuestras distracciones a un entorno laboral, pero con la premisa de que era temporal, por lo que “casi todo era aceptable” en cuanto paciencia y la colocación de los muebles o aquella luz que al largo del día pasaba más factura visual que de consumo energético.

 

Si la empresa os ha pedido seguir con el teletrabajo o bien os ha ofrecido la opción de poder seguir haciéndolo, no os estreséis en cuanto a la sintonía de casa, lo que previamente era crear una mesa de trabajo con horarios de concentración y silencio, ahora tenemos que dar un paso más allá y agrandar el entorno, de una mesa a una estantería y de ahí un tablón en la pared o espaciar la habitación que usábamos como despacho, para no sentirnos en una habitación armario de trastos estacionales, haciendo malabares para concentrarnos. Por lo que os recomendamos recolocar aquellos objetos que no uséis o bien desprenderos de ellos.

 

MESA DE TRABAJO

 

Desde Cardellach Interiors os queremos dar un par de consejos, partiendo de la mesa de trabajo hacía fuera. Hay muchos tipos de mesas y escritorios, pero tenemos que estar seguros del uso que le vamos a dar ya que dependiendo del numero de horas podemos agotar nuestro cuerpo con posturas extremas, que podemos solucionar con un elevador de pantallas a la altura recomendada, habiéndolos de muchos tipos y acabados, con lo que descansamos la espalada curva y mentemos un orden en la colocación de elementos, como libretas de apuntes, portalápices, rotuladores y bandejas de documentos para que nos sea más fácil encontrar y acceder al material diario.

 

NOTAS RÁPIDAS – TABLÓN

 

Uno de los hábitos más recurrentes durante la jornada de trabajo son las notas rápida, los post-its, que sin darnos cuenta podemos crear una jungla de tareas sin criterio, pero usándolos de distintos colores agilizamos la gestión, pero más aún si podemos colocar un tablón en unas de las paredes, para escribir timings de entrega, notas de brainstorming, frases motivacionales, el horario de las tareas… un sinfín de información que antes estaba amontonada encima del escritorio y ahora hemos desplazado a una pared, aprovechando espacio y generando una liberación de la presión en tareas pendientes.

 

 

 

 

 

 

ESTANTERIAS – DELIMITAR ESTANCIAS

Otro efecto para generar el ambiente de trabajo es la privacidad del entorno, que dependiendo del espacio donde estés puede dificultarse bastante, pero con la colocación de estanterías tipo cubos y huecos, logramos delimitar un espacio en dos con doble función. Colocando el material necesario para tu teletrabajo y estilo de vida como, por ejemplo: archivadores, manuales de proceso, fotografías familia y amigos, libros, paisajes para relajarte, porfolios, biografías, catálogos de inspiración… y además cajas decorativas según tu estilo para conseguir equilibrar el entorno profesional frente el personal.

 

LUZ EXPRESA

 

Otro detalle que marca nuestra concentración es la luz, un elemento que a veces damos por hecho y nos conformamos con lo que hay, pero que deberíamos de remediar cuanto antes ya que nuestra vista y estado emocional nos lo agradecerá. No es lo mismo tener una única luz en el techo que una luz cálida de sobre mesa o de pie destinada exclusivamente a nuestra área de trabajo, que amortiguará el continuo brillo extremo de las pantallas de ordenador y evitará posibles dolores de cabeza. Sin olvidarnos de la sensación de jornada terminada al darle al interruptor de apagado.

 

AMBIENTES AGRADABLES

 

Hemos comentado como colocar elementos que nos ayuden a organizar, evitar sensación de descontrol, crear una esfera de trabajo lo más profesional posible, pero tenemos que darle un poco de vida, para que no sea estrictamente un espacio gris, frio o con una sensación aburrida o apagada. Podemos añadir pequeñas plantas de escritorio o de pie a nuestro lado para oxigenar el entorno, también podemos usar colores tono pastel o incluso colores corporativos de la empresa que nos sumen en aquellos elementos de organización o cajas; y sobre todo si todavía utilizáis mucho papel, aunque sea cómico lanzar una bola de papel hacía atrás, existen muchas opciones de papeleras con estilo para sume valor evitando caos visual, ya que a fin de cuentas, hemos visto como el teletrabajo, en algunos sectores, se ha incrementado hasta 2 y 3 horas diarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *