Una escapada a Netanya, la ciudad de Israel que florece de color carmesí

Una ciudad que casi es centenaria – se fundó en 1929 – y que tiene un sinfín de atractivos para llenar un mínimo de 24 o 48 horas en Israel. Así es Netanya, una ciudad costera que está un poco más al norte de Tel Aviv y aunque no es una gran desconocida, sí que merece una visita a consciencia.

Netanya está llena de curiosidades, al tener una playa separada por géneros, un estanque urbano que se regula según el clima o, quizá lo más sorprendente por las condiciones climatológicas del país: una reserva de iris (una especie autóctona de la familia de los lirios). Sin duda, todos ellos son atractivos turísticos prácticamente obligatorios en una visita la ciudad.

Primera parada: Iris Reserve

Nadie, o casi nadie, viaja a Israel pensando en ver flores. Pero en Netanya es posible. Allí está la Iris Reserve, un sitio natural que incluye una gran variedad de especies raras como el lirio carmesí. La reserva está totalmente abierta al público, con visitas guiadas y 1.500 metros de senderos señalizados por colores y con letreros explicativos sobre la vegetación.

Segunda parada: Estanque de Invierno

Se trata de una alberca que se apoda ‘de invierno’ porque cada año, las lluvias de la época invernal fluyen hacia el área del estanque -está cerca de la orilla- y forman este pequeño lago pintoresco. El tamaño y el tiempo de vida del lago dependen de la cantidad de precipitación cada año. Especialmente en primavera es un lugar frecuentado por pintores, fotógrafos, eruditos y amantes de la naturaleza, ya que en el siglo XIX se plantaron más de 100 árboles de eucalipto que le dan una atmósfera especial al sitio.

Tercera parada: la plaza Atzmaut

Y de un espacio natural al enclave más tecnológico de Netanya. Esta plaza está interconectada con los más avanzados sistemas tecnológicos y se ha reconvertido en un atractivo turístico. Ofrece aplicaciones móviles para juegos interactivos, un evento audiovisual multisistémico que combina pantallas led, pantallas de agua, transmisión en vivo de eventos y eventos o juegos de agua en la fuente.

Cuarta parada: Planetanya

Un recinto de entretenimiento y ciencia para toda la familia, especialmente para aquellas con niños pequeños y preadolescentes. Es un centro de visitantes único en los campos de la ciencia, el espacio y la astronomía gracias al planetario, talleres y otros eventos que ofrecen.

Más allá de ser un planetario común, tiene una particularidad muy especial. Este centro alberga una habitación y un jardín japoneses, con lo que, además del espacio, también aproxima la cultura nipona a sus visitantes. Un dato curioso para una ciudad israelí que sí que tiene un grueso de población con raíces francesas importantes, pero no japonesa.

Juan Carlos Recio

Redacción Madrid - jcrecio@vidaystyle.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.