Andrés Barrios presenta Al Sur del Jazz

El Sur no es un lugar exclusivamente. EL Sur es un concepto, una cultura, una forma de situarse ante el mundo, una manera de mirar la vida. Andalucía, la tierra natal del utrerano Andrés Barrios, y el flamenco están al sur, pero también lo están las músicas jazzísticas, caribeñas o las andalusíes. Por eso, las músicas del sur son parecidas. O eso es lo que se pretende mostrar con su concepto estético. Su intención musical es partir de las músicas europeas mediterráneas hasta llegar a las jazzísticas. Al sur del jazz no es otra cosa que un periplo por los ríos musicales que Andrés Barrios ha escuchado, cultivado y aprendido desde pequeño. Desde su formación clásica, que lo dotó de la técnica pianística necesaria para interpretar las composiciones que concebía, ha sabido ensamblar un sinfín de ritmos y armonías en sus temas hasta llegar a este su segundo disco, el primero de estudio. Un viaje que parte de cadencias flamencas, como la seguiriya de ‘Estrejazz Fugaz’, los tangos de ‘Tu Eterno Mar’ o la soleá de ‘Isbilya’, hasta los ritmos armenios de amalgama de 11/8 de ‘Espiral’. En este itinerario realiza parada y fonda en la taranta ‘Quejío en la Mina’, una unión de falsetas de musicalidad flamenca. En su camino, se detiene a recoger músicas de inspiración andalusí, que subyacen en ‘Aguas del Albaycín’ y nos recuerdan el pasado musulmán de este popular barrio de Granada. La bulería es también un tamiz flamenco sobre el que construye temas de gran intensidad musical y rítmica, como las bulerías latinas ‘Hechizos’, donde conviven también ritmos caribeños. Pero, además, Andrés Barrios es un músico de su tiempo, que siente los temas del mundo que le ha tocado vivir y, con el cercano al pop ‘Latidos’, hace visibles a muchas mujeres que silenciosamente padecen maltrato. Tras su viaje musical llega al norte del sur con una balada puramente jazzística ‘Dibujando el Firmamento’.
Este ha sido su trayecto, este ha sido su itinerario. Un recorrido vital reflejado en los músicos que conviven en Andrés Barrios, y aquí está en definitiva “Al Sur del Jazz”, un espacio en el que cohabitan ritmos y armonías nuevos que rezuman sensibilidad y a la vez tensión, una búsqueda de recursos en otras culturas que rompen barreras y acercan a los pueblos. Desde este mestizaje de flamenco, jazz, clásico…, nace una estética, un compendio de músicas, un homenaje completo a la armonía y al compás, que navegan entre el Guadalquivir y el Mississippi.