Autismo España reclama que se amplíe el plazo de enmiendas a la “Ley de Educación” para no dejar fuera a las personas con autismo

  • La “Ley de Educación” debe garantizar la provisión de los ajustes razonables que el alumnado con autismo precise en función de sus necesidades específicas.
  • La situación de excepcionalidad que estamos viviendo no ha permitido hacer las aportaciones con las garantías suficientes, con la normalidad que una Ley, de suma importancia como esta, requiere.
  • Según cifras oficiales, de los 217.275 alumnos con necesidades educativas especiales que hay en el sistema educativo, cerca de 40.000 tienen diagnosticado TEA.
  • El autismo es el trastorno infantil más prevalente y por lo tanto de total relevancia a la hora de tener en cuenta sus necesidades y especificidades.
Tras el conocimiento que hemos tenido respecto de la reactivación de la actividad parlamentaria, desde Autismo España consideramos que es fundamental que se amplíen los plazos de enmiendas del Proyecto de ley orgánica por la que se modifica la ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación , en tramitación, puesto que la situación de excepcionalidad que estamos viviendo no permite hacer las aportaciones con la normalidad que una Ley, de suma importancia como esta, requiere.

En este sentido, solicitamos al Ministerio de Educación y Formación Profesional que atienda las numerosas aportaciones que realizamos respecto de las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA) y sus familias, y que con los plazos que se establecieron, los cuales se vieron afectados por el Estado de Alarma por el COVID19, pueden correr un importante riesgo de no tenerse en cuenta. Más aún cuando según cifras oficiales, por lo que respecta al ámbito educativo, de los 217.275 alumnos con necesidades educativas especiales que hay en el sistema educativo, cerca de 40.000 tienen diagnosticado TEA. Aunque si atendemos a las cifras de prevalencia internacionales, en España se estima que hay alrededor de otros 45.000 alumnos con TEA sin diagnosticar debido a las importantes deficiencias que los sistemas de detección y diagnóstico tienen actualmente en España.

Es necesario tener en cuenta que el número de nacimientos de niños/as con TEA se sitúa en España alrededor de los 4.200 anuales, lo que nos permite afirmar que es el trastorno infantil más prevalente (mayor que la diabetes, cáncer y VIH juntos), y por lo tanto de total relevancia a la hora de tener en cuenta sus necesidades y especificidades para el desarrollo de acciones, políticas y recursos.

Desde nuestro colectivo, en consonancia con la Estrategia Española en TEA, aprobada por el Gobierno en 2015, que contó con el consenso de todos los grupos parlamentarios de nuestro país, consideramos que es fundamental, para dotar de soluciones a los importantes problemas y dificultades de este alumnado en el sistema educativo actual, que se  flexibilice e innove en la oferta educativa existente (en cuanto a modalidades y fórmulas de escolarización: educación combinada, educación ordinaria con apoyos, aulas específicas en educación ordinaria y educación especial…), de manera que responda a las necesidades individuales y maximice el éxito educativo, el desarrollo personal y la inclusión social, garantizando la provisión de los ajustes razonables que el alumnado precise en función de sus necesidades específicas.

En este mismo sentido, igualmente, las circunstancias de excepcionalidad que estamos viviendo, tampoco han permitido que el Ministerio de Educación ponga en marcha ninguna de las acciones comprometidas en el “Protocolo General de Colaboración para Mejorar la Atención Educativa al Alumnado con TEA” firmado con Autismo España a finales del 2019, y que entre otras objetivos tiene el de diseñar la implementación de buenas prácticas basadas en la evidencia y la innovación educativa, aspecto esencial a la hora de que la nueva Ley, responda a las necesidades reales del alumnado con TEA.

Desde Autismo España, nos ponemos a disposición del Ministerio de Educación y Formación Profesional una vez más, para empezar a trabajar en este sentido y alcanzar acuerdos en favor de los derechos y libertades de las personas con TEA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *