Cuatro falsos mitos sobre ir de vacaciones a un camping que no son verdad

  • Ni monótonos, ni poco confortables, ni de baja calidad: la evolución meteórica de los alojamientos campistas les convierte en una opción de primera categoría para pasar las vacaciones.
Fotos cedidas por Playa Montroig Camping Resort
Aburridos, descuidados o incómodos son algunos de los adjetivos que todavía se asocian a los campings – aunque su evolución y adaptación a las necesidades de determinados viajeros demuestren lo contrario, temporada tras temporada. Pero, ¿cuáles son estas falsas leyendas que desmerecen el trabajo de los alojamientos campistas para convertirse en una opción turística de referencia?

  1. La calidad de sus servicios no puede igualar a la de los hoteles.

En la oferta de establecimientos turísticos actual, existen alrededor de 200 campings de lujo y de primera categoría en España. Estos alojamientos ofrecen una serie de presentaciones de alto standing, que pueden competir de igual a igual con las de los hoteles: servicio de gimnasio, instalaciones polideportivas, salones de wellness y/o parcelas a primera línea de mar. Las piscinas son otro de los imprescindibles y en los establecimientos donde prima la calidad del servicio, suelen estar climatizadas, ser accesibles y estar perfectamente cuidadas. Es el caso de Playa Montroig Camping Resort, que además, cuenta con uno de los resorts acuáticos más grandes de Europa, la Splash Pool.

Además, los campings, independientemente que sean de interior o de playa, cuentan con el valor añadido de tener un entorno de ensueño al aire libre que ofrecen un plus de calma, tranquilidad y desconexión.

  1. Son aburridos porque no hay muchas cosas para hacer.

Los alojamientos campistas se caracterizan por ocupar varias hectáreas de extensión, que dan la oportunidad de planear muchas actividades al aire libre. Aun así, si los huéspedes precisan de planes más dinámicos, los campings destacan por tener grandes equipos de animación en su plantilla, que son los encargados de dinamizar el programa de actividades. Desde talleres infantiles, clases dirigidas, torneos deportivos y hasta espectáculos profesionales, son solo algunas de las actividades programadas que ofrecen este tipo de alojamientos.

  1. Son sitios incómodos para pasar varios días allí.

Falta de confort y camping no van de la mano. Las estancias en bungalow se equiparan y se igualan a las de una habitación en un hotel o apartotel, ya que estos ‘chalé’, normalmente de madera, están equipados con todos los servicios de habitación, cocina y baño que el huésped requiere. Además, la modernización de las caravanas y las tiendas de campaña familiares ha incrementado la calidad de la estancia en una parcela cuidada a diario y con una ubicación privilegiada enfrente de la playa, si es un camping costero.

  1. Te quedas incomunicado.

Los campings han demostrado que también tienen capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías. Por eso, a día de hoy, muchos de estos alojamientos están equipados con sistemas que permiten conectar la televisión (nacional y por satélite) y la fibra óptica desde la misma parcela. Además, algunos campings tienen aplicaciones móviles que permiten estar al corriente de todas las actividades y eventos del propio establecimiento durante la estancia allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *