El Museo de la Laudas, la historia de la NOIA

A tan solo 40 kilómetros de Santiago de Compostela, y en la misma provincia de A Coruña, se encuentra la bella localidad de Noia. Allí se erige la iglesia gótica de Santa María A Nova que despierta una gran curiosidad entre los visitantes ya que contiene un original y único Museo, el de las Laudas Gremiales. Aquí se puede disfrutar de una amplia exposición de
lápidas sepulcrales o laudas que datan desde la épica medieval hasta la moderna. Estas laudas son un registro de la historia de la localidad donde se puede distinguir hasta casi una treintena de distintos gremios que habitaban en la localidad.

En la Iglesia desacralizada de Santa María A Nova (siglo XIV), representativa de la arquitectura gótica marinera y declarada Conjunto Artístico Nacional en 1973, se encuentra uno de los museos más singulares del mundo: el Museo de Lápidas Sepulcrales.

En él, el viajero encuentra una gran colección de losas rectangulares de piedra, que cubrían las tumbas de los fallecidos y que destacan por sus inscripciones, marcas y grabados. Las marcas más importantes son las que a través de sus símbolos desvelas datos relevantes sobre el difunto, como el gremio de artesanos al que pertenecía, o las heráldicas que indicaban quién era su familia. En total hay más de 500 lápidas gremiales de los siglos
XIV y XIX. La razón por la que se utilizaban dichas marzas para identificar al difunto era por que en aquella época la mayor parte de la población no sabía leer. Esta simbología permitía reconocer a quién pertenecía cada sepulcro.


Este conjunto de lápidas gremiales es el que da nombre al recinto, uno de los más representativos de Noia. Aquí se contabilizan al menos veintinueve gremios profesionales entre: marineros, canteros, carpinteros, curtidores, herreros, zapateros, mercaderes, carniceros o sastres. Así, encontramos grabados de tijeras (sastres), utensilios de pesca (marineros), escuadras y compases (carpinteros y canteros). Otra de las laudas que destaca
es la del ‘Peregrino’. Esta lápida data del siglo XV, tiene esculpida la figura de un peregrino, con sombrero de ala ancha, que apenas tapa una larga melena que le llega hasta los hombros, el bordón en su mano derecha y el Libro de los Apóstoles a su izquierda; destaca también la túnica que cubre su cuerpo hasta los pies adornada con vieiras.

Más información en http://www.ariadaestrela.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *