Formentera comer, beber… ¡soñar!

Gastronomía tradicional, productos autóctonos, vino de la tierra… y sabor, mucho sabor. ¿Cómo degustarla? Siguiendo las 16 pistas de su mapa ‘slow food’

Frit de polp, Sofrit pagès, Calamars a la bruta, Bullit de Peix… Formentera atrapa, seduce y cautiva también por el paladar. Porque su decidida apuesta por la sostenibilidad abarca asimismo la gastronomía, en la que los frutos del mar combinan a la perfección con los productos de una agricultura de secano en la que destacan sus olivos. De ellos se extrae su exquisito aceite virgen –arbequino, picual, cornicabra–, joya de la dieta mediterránea. Y todo ello, con el maridaje de los vinos de sus dos bodegas: Cap de Barbaria, al sudoeste, y Terramoll, en la Mola. La pequeña Pitiusa invita también a soñar con el buen comer. ¡Formentera, apetece!

Descubrir la más pura esencia de esta isla balear no es solo ir al encuentro de sus afamadas playas y calas, o admirarla a través de sus 32 rutas verdes. Formentera ha editado también (en papel, digital y adaptado para smartphones) un mapa Formentera slow food’ con 16 lugares repartidos por toda la isla –La Savina, Es Pujols, Sant Francesc, Sant Ferran, Barbaria, Es Caló, la Mola– en los que pueden adquirirse todos los productos de proximidad que permiten saborear su deliciosa gastronomía: verduras ecológicas, hortalizas, frutas, carnes –como el cordero de Formentera–, quesos, morcillas, sobrasada…
                 

Muy especial resulta el Peix sec, producto artesanal tradicional con un sabor único que se elabora con pescado cartilaginoso (raya) secado al sol, salado y envasado con aceite de oliva ecológico. Tentadores son también sus vinos. Los de la bodega Cap de Barbaria –Cap de Barbaria y Ophiusa– son tintos de las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot, Monastrell y Fogoneu. Los de la bodega ecológica Terramoll también apuestan por variedades autóctonas como Monastrell y Malvasía y ofrecen tintos (Es Monestir, Es Virot), blancos (Savina, Lliri Blanc, Es Vermut) y un rosado (Rosa de Mar). Y como guinda culinaria, deliciosos postres: el Flaó (pastel de queso fresco con hierbabuena), les Orelletes (dulce anisado) o la Greixonera (pudin de ensaimada).

                 

Quien se anime a preparar uno de los platos típicos de Formentera puede hacerlo siguiendo las  recetas que encontrará en: https://www.formentera.es/wp-content/uploads/2018/12/GASTRO_ES.pdf