'Ruta de las villas' un viaje por el tiempo en Benicàssim

La localidad castellonense goza de tener riqueza natural, patrimonial y también arquitectónica

Benicàssim respira arte y prueba de ello son las distintas ‘Rutas de las Villas’ que posee esta localidad. En torno a la primera línea de playa se alzan una serie de mansiones vacacionales que se construyeron  a finales del siglo XIX y principios del XX. Recorrer este conjunto de villas de gran diversidad y riqueza arquitectónica supone un plan perfecto si lo compaginamos con una excursión en bicicleta o andando que nos llevará por toda la costa de esta ciudad castellonense.
El conocido ‘Biarritz Valenciano’  surge a finales del siglo XIX y principios del XX,  cuando un selecto grupo de familias castellonenses y valencianas construyen en esta virginal bahía, un conjunto de mansiones de gran diversidad y riqueza arquitectónicas. Hoy en día, la famosa ‘Ruta de las Villas’ donde hay 51 de estos edificios catalogadas, de las cuales 19 están señalizadas. Además, cuatro pequeños palacetes poseen un nivel de protección integral. 
El paseo se divide en dos itinerarios, según la corriente artística predominante en el momento de construcción y el carácter de los residentes originales. Una de las rutas es la del ‘infierno’ que debe su nombre a las fiestas que se celebraban en dichas villas, mientras que la ruta de la ‘Corte Celestial’ se distinguía por la tranquilidad de la zona. Dos escenarios diferentes que están separados por los jardines de Comín, conocidos como ‘El Limbo’.
En esta época invernal, la ruta cobra un especial encanto. El paseo matinal por la zona, con la cálida luz del sol, compartido con paseantes, gente haciendo footing y sin las aglomeraciones veraniegas forma un contexto que aumenta el atractivo de estas villas vacacionales. 
Villas que destacan
Entre las 51 villas registradas destacan varias por su estilo y arquitectura. Una de ellas es sede de grandes y bulliciosas fiestas.
Por su parte la ‘Villa Pons’ al igual que el emblemático hotel ‘Voramar’ alojaron entre sus paredes a ilustres como Hemingway o Alejo Carpentier. Ambas villas tienen historia que sirvieron como hospitales durante la Guerra Civil Española.
Otra de las que más destacan es ‘Villa Amparo’. Construida en 1880 es una de las más antiguas y es característica por el antiguo estilo de Nueva Orleans. Y de contrastes va la cosa porque el exterior de ‘Villa del Mar’, transporta al visitante hasta la Edad Media, ya que tiene aires de iglesia medieval.
La ‘Ruta de las Villas’ es sin duda un plan obligatorio a la hora de recorrer Benicàssim, sin embargo cobra una magia especial durante el evento ‘Belle Époque’ que tiene lugar del 4 al 6 de septiembre.  Una cita que transporta a toda la localidad a los glamurosos años 20.