Te damos razones muy sólidas para que este San Valentín te desnudes

La celebración de San Valentín viene de lejos, del siglo XVII concretamente, cuando ya la gente expresaba su amor con sorpresas especiales.

Y aunque la idea puede parecer bonita, sigue habiendo un problema: los regalos, flores y tarjetas escogidas cuidadosamente (y envueltas en envases y paquetes de plástico) no solo llegan a las manos y corazones de quienes las reciben, sino también a los vertederos

Un informe de la Fundación Ellen MacArthur descubrió que la producción de plástico ha crecido exponencialmente en los últimos 50 años, de 15 millones de toneladas en 1964 a más de 300 millones en 2014, y se espera que se duplique en los próximos 20 años.

Así que este año… por qué no sorprender a esa persona especial y aportar tu granito de arena al planeta (al mismo tiempo).

Es más fácil de lo crees… ¡solo tienes que desnudarte! No, no literalmente. Nos referimos a utilizar productos desnudos, perfectos para que lo tuyo sea un idilio, no solo con tu pareja, sino también con el planeta.

Tienes un montón de propuestas muy sólidas y sugerentes en este artículo: https://es.lush.com/article/desnudate-en-san-valentin-con-ideas-eco-friendly